Rafa Píccola

cabecera
cabecera

07 de Septiembre de 2011

Magia en Nepal

 

Viajar es un placer, y lo es especialmente cuando visitas lugares tan alejados geográfica y mentalmente a nuestra cultura.

Este año visitamos Nepal. Y lo hicimos, raro en nosotros, sin preparar demasiado el viaje; así, todo nos sorprendió más.

Al llegar a la capital, KMagia en Nepal 08atmandú, nos encontramos con una ciudad sucia, ruidosa, contaminada, sin encanto… sin embargo, en cuanto la abandonamos descubrimos una naturaleza exuberante y bien conservada.

En Chitwan, parque nacional en el que habitan el tigre de bengala y el rinoceronte indio (al que pudimos contemplar en un safari sobre elefante), en un largo recorrido a pie de casi cinco horas, pude visitar algunos pequeños pueblos dedicados al cultivo de arroz. Y, allí, surgió la posibilidad de hacer magia… improvisé un juego con unas piedras recogidas del suelo por los niños y otro con unas gomas de pelo de las chicas.

 

Magia en Nepal 04Si la magia es eficaz casi siempre, con estas gentes sencillas, simpáticas y generosas fue como redescubrir la maravilla. Sus reacciones ante lo nunca vivido (jamás habían visto magia tan cerca, y sólo alguna vez en televisión) eran la viva imagen de la inocencia.Magia en Nepal 02

La barrera del idioma se desvaneció; fue un raro momento lleno de magia.

Mientras actuaba para ellos observaba el enorme respeto con el que los niños más pequeños disfrutaban del instante y me planteaba con tristeza que algo hemos hecho mal en nuestra sofisticada y materialista Europa.

Magia en Nepal 01

Archivo multimedia Mágica

2010

2011

2012

2013

2015